HUIDA INVERNAL

La mirada fija sobre la espalda,

le vio partir cerrando la puerta,

una pregunta sin una respuesta,

un adiós carente de un hola,

ojos esquivando al dulce sentir,

 ahogados en la rauda huida,

empujados por el viento de los porqués.

De nuevo, se fue, sin haber llegado.

Deja un comentario