MÚSICA

Respirando el aroma de cada melodía, 

fluyendo en el silencio de la sintonía,

absorbiendo cada corchea que revolotea,

en el suave respirar del alma.

Los labios perpetúan la música,

 el sonido se mece en la saliva,

dueña de la boca más hermosa,

presa del sonido que ama.

Abrazando la tranquilidad,

la soledad se abraza,

tras el pequeño cristal,

que todo aguarda.

Deja un comentario