LA MUERTE DEL TIEMPO LIBRE

Suena el teléfono,el trabajo, ahora, se lleva en un bolsillo,en una terraza al sol, la labor sale de paseo.

Un negocio se cierra, un testigo, la familia,un OK, dado en compañía del café,el pequeño niño imita, OK, susurra mirando a su padre.

Los edificios antiguos, vigilan el muelle,
miran absortos la violación del tiempo libre,
una llamada suena en la tarde,
el amor espera expectante,
cordero del capitalismo,
olvidando, ojos pequeños observadores,
ojos que crecerán y las acciones imitarán.


El ocio libre, falleció, de la mano de la tecnología, el pasado Lunes en la terraza del muelle, una familia cualquiera de esta ciudad, llorará la ausencia de libertad.

Descanse, en Paz.

 

(MIO CDXLIV)

 

Deja un comentario