ÚLTIMO PENSAMIENTO

Ante el sueño,
araño el último pensamiento,

sólo entonces, en la noche,

maldigo el día en que acepté,
tatuando sentencia,

maldigo esos labios,

escribiendo mi primer verso,

maldigo el día en que miré aquellos ojos,

probando el néctar del amor en su cuerpo,

sobretodo,

condeno el día en que decidí olvidarte. 

Mi último pensamiento,

se pierde entre maldiciones

escondiéndose

  detrás de la primera flor.

           Y me duermo con una sonrisa

en mis labios, 

después de limpiar, 

el último pensamiento

(MIO CXII)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario