ACUERDO


No existe rencor al pasado,

temor al presente,

ni miedo a ese futuro,

la guerra por fin, cesó.

Todos están en paz,

el tiempo todo selló,

sólo lo importante permaneció,

perpetuandose en el corazón.

Cerrando puertas de ira,

borrando lágrimas caídas,

levantando sonrisas  sostenidas,

apagando envenadas palabras.

La luz, volvió a brillar,

de entre las tinieblas

resucitó el resplandor,

de aquellos pequeños ojos.

Y de nuevo, recordó.



Deja un comentario