RENUNCIAS

Durante mucho tiempo ella renunció,no por dejadez, vagancia o pereza, olvidó, cierto, sólo así,podía estar a lado del ser amado.

Aún así, él susurraba por ahí,que nunca le amo.Ella abandonó toda idea de respirar, para ser una mitad de un todo,sin darse  cuenta, que no era opción, ni devoción.

Persiste en decir, se cansó, cómo se va a cansar, ¿el oso de la miel?, amor partía de todo, no de ración, su venda quebró.

Como decirle al sentir, ese ser conocido,murió un día lluvioso de Abril, entre papeles, risas, soledades y tristeza.

Pero no llores, amor,sonríe, de las cenizas surgiras, con una sonrisa la vida abrazaras, aunque ten cuidado …  existen calores que arrasan esperanzas, y tú reloj ahora cansado baila.

(MIO XXXIV)

Deja un comentario