PRIMERA MIRADA A LA VIDA

Del frío emerge la vida,

con el silencio arropando su despertar,

pasos apresurados de la prisa,

volando sobre las alas del susurro.

Azules ojos abren su corazón,

con el calor de la noche en su cuerpo,

elevando su alma a los vientos,

azotando cristales con su luz.

La oscuridad se ocultó tras la niebla,

apurando  su paso, asciende la montaña,

ventanas abren sus contras,

para saludar a la mañana.

La vida renace una vez más,

con el despertar del sueño,

rezagando lagañas en almohadas,

cuidando con dulzura la luna

que aún desde el cielo vigila.



Deja un comentario