AIRE VICIADO

Humos a la puerta de la ciudad,

abren su paso entre nubes, 

bailando.


Sus aromas embriagan la vida,

pesados metales adornan,

principiante pulmón,

al son del respirar.


La prosperidad muere,

en cada  gota de aire,

perece.


La belleza  de la ciudad,

aquejada del mal del avance, 

sin contar el sustento de vida,

desaparece.



Mata poco a poco,

la esperanza  de vivir,

en el verde del asfalto,

acompañando cada día,

tu paso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s