EN LA ALTURA

Prepotencia sudando, bajo pieles,

altos vuelos, aspirando goteos,

espadas contra lo hermoso,

en la jaula  resguardado.

¡No salgáis!,

el mundo os espera,

allí,  la compañía se ausenta,

las migajas, serán vuestras.

Lucha de diferencias,

donde  nunca, debieron existir,

Y yo observando,

como lo bello muere,

 tras carteras que sentencian,

a golpe de martillo, 

al billetero, con miles de agujeros.

Fingen levantarse despeinados

 cada mañana 

miran el espejo,

 y se iteran en su arrogancia,

sorbiendo en el infierno del olvido, 

las palabras ausentadas con cada trago,

de veneno escupido,

 a oídos abiertos.

La ausencia de luz,

borrara la imagen,

de esa alma errante.

Y su sombra vagara

en cada verso,

recitado al viento.



Deja un comentario