LA RECETA

En este mundo,

corazones rotos

deambulan,

con intención

de demolición,


Una receta sencilla

os voy a dar,

con intención

de restaurar

lo quebrado.


Si tu amor llora,

esto debes hacer,

lo refriegas,

lo aclaras,

lo retuerces,

y por último

lo tiendes.


Una vez seco,

con su limpieza

impoluta,

armado de sensibilidad

lo sacas a la vida,

de nuevo,

sin miedo.

Este es el poema

sana-corazones,

Recuerda,

refriega, aclara, retuerce y tiende.


(MIO LXXI)

Deja un comentario