ODIO

Ahí se encuentra esperando romperte, destrozar tu paciencia, destruir todo lo  construido. Agazapado tras bonitas palabras, acciones no tan magnas y diablos ajenos. Esperando succionar la sangre que corre por tus venas, destrozar tu cara de ángel y tirar a la basura todo tu ser. No abras mucho tu ventana, el odio se amortigua detrás de la ventana y yo, no tengo la culpa de tu pasado. No puedo salvarte de tus demonios ni darte la luz que ilumina mi alma. Ven hacia mí, sin odio, te abriré mis brazos. Por el contrario, si quieres repartir conmigo lo que te está matando poco a poco, me alejaré con la velocidad de una estrella hacia la luz blanca y nunca, sabrás de mí.

Compuesto para Baresias. Noviembre 2016

Deja un comentario