UN INSTANTE

Un día, creí encontrar elixir de vida,

tenia la certeza de todo saber,

la seguridad de estar en lo correcto,

perfección tomando un todo,

la mitad  siendo lo que debía ser.

Un día, abrí los ojos,

escupi la falsa pócima

a los ojos de la perfección,

lo correcto se apropió de perspectiva,

la perfección en imperfecta  perfecta,

la mitad en simple necesidad.

Un día, abrí mi corazón,

ya no necesite palpar cosa material,

todo lo que necesitaba,

habitaba en mi alma.




Deja un comentario