ÚLTIMO LEGADO

Al amanecer,

madre le vino a buscar 

a un frío y hospito lecho. 

Su alma sufría, 

quiso aliviar y  arropar 

la frialdad,

de aquella madrugada. 

La soledad se adueñó,

la muerte enfrente,

torpeza de despedida

a lo amado en el tiempo.

Él,

no quería vivir así,

tiro la toalla al vacío,

una mañana de Marzo.

Perder y ganar, 

por fin entendí,

sólo una vida hay,

decides cómo, 

con quién 

o si vivirla.


Ese,

fue su último legado.


(MIO CXXIX)

 

Deja un comentario