NOCHE ESTRELLADA

Aroma a verano,

asoma al camino,

atrae con sigilo,

al despejado cielo.


Las estrellas guiñan su ojo,

al búho  que observa,

Lobos cuentan presas,

Caperucitas esconden capas.


Las vacas mugen al amo,

reclaman  cobijo y calor,

desahuciadas en prados,

esperan con privor.


La noche está cerrada,

el silencio reinando,

los pájaros anidando pio,

la vida bajo luz duerme.


En la noche despierta,

quien teme al día,

que con el calor arrasa,

almas nocturnas sin dueño.


Mi luna mira,

con su brillo mima,

cuerpo que observa,

la inmensa belleza.

Deja un comentario