ROCA PESADA


Una vez detrás estuve,

la mirada bajé,

silenciando sonrisa,

arrojándola por la cornisa.


Cogí las tenazas,

apresaban el corazón,

estruje los aceros con deseo,

quebrando los poros de su alma.


Sangró un poco,

era él  o yo,

mortal fragilidad,

la libertad gritó.





Deja un comentario