AMANTES 48.25

Miradas se saludan donde el agua disfruta de encierro y compañía. La culpa mira alrededor para ocultar el deseo de corromper el presente por falso amor. Desconfianza toma posesión de terceros. El egoísmo propio atrapa sus cuerpos. En un motel próximo sentencian condena. Un amor creciendo en mentiras, no es amor ni solución a tanta cobardía.

Deja un comentario