UN INSTANTE

Manta de amapolas abrigando el verde de tus ojos, tierra que recubre la coraza de tu corazón. Vida embriagando el aroma del salado cuerpo. Dulce elixir extendido por el susurro de los orientados puntos cardinales. Respiro y vuelvo a ti. Al verano atravesando mis ventanas abiertas de par en par, las puertas escuchando el sonido de tu andar, lento y pausado, como el reloj de la vida con las pilas a medio empezar.

Deja un comentario