LOS OJOS DE LA VIDA

En el amanecer de la mirada, 

la luz atraviesa el alma, 

el silencio sobrevuela la cama, 

mientras los platos secan los

recuerdos  evaporándose en cada 

gota resbalando su dolor

camino abajo. 

El café con su aroma se desliza

por la estancia camino del corazón, 

desperezándose con el pausado

ritmo de la vida que por fin, 

abre sus ojos dejando su luz brillar.

Y con su resplandor, 

Otra vida despierta, 

una vez más.

Deja un comentario