ALGÚN DÍA

No habrá suficiente celo para sellar los labios, ni suficientes cuevas para cerrar pensamientos, no existirán bastantes tijeras para seccionar alas. La red se tejerá con la fuerza de la justicia del ser, las armas se rebelarán contra la tiranía. No es utopía, es miedo lo que mantiene resguardado en una urna la dignidad del ser humano. Cada día levanta su mirada al infinito preguntando al gran altar por qué, el silencio es la respuesta.

Deja un comentario