FRAUDULENTA CUSTODIA

La niñez es nómada, con su pequeña maleta se desliza por un asfalto cada semana, lleva ropa, un libro y un por qué. 

Nadie responde. 

La ‘madurez’ castiga a llevar emociones de casa a casa, en una bolsa. Niñez protesta bajando sus persianas con tristeza.

¡Acostúmbrate, la vida sentencia!, contesta egoístamente lo amado.

Las pequeñas manos, aprietan asas arrastrando felicidad en miles de objetos, sólo uno le llena, va envuelto en un abrazo.

Deja un comentario