DUJE


Nada se puede comparar,

a la serena melodía,

acompañando esos pasos.


El tintineo de campanas,

caminan sobre el verde manto,

la tormenta acecha el alma impoluta.


Respiro la vida 

mientras el viento mece su cima,

altas alas elevan su mirada.


La paz en la cumbre

acaricia su ser,

cubre toda necesidad.


Si encima va acompaña 

de amor,

todo es felicidad.


Un café se aproxima,

alberga calor enfrentándose al frío

de una Primavera, ausente de canas.


La tarde aprieta

el descenso comienza,

Duje observa.

Un comentario

Deja un comentario