EL GALANTEO

En la espesa niebla

sombra vislumbra,

la figura de la dama

ciega el alma. 


Vagando en la oscuridad,

merodeando por la madurez,

baila sin miedo

en la sensatez.


Nada ya reclama, 

sólo su sombra 

parece hablar,

susurro siente murmurar.


Mujer ronda

con el lindo andar,

un camino,

que tanta cuesta recordar.


(MIO CCLXXII) Nueva versión

Deja un comentario