TREINTA MOTIVOS

Entrañas salpicadas de vanidad,

estrujando la conciencia escondida,

tras el odio varonil,

remordiendo avaricia.


Correa en mano 

regresa lo ausente,

excusando el cuidado

bajo aparente cartera.


Esconde el equipaje,

en la maleta del presente,

bien agazapado

celoso del tiempo.


Nada puede hacer,

confianza rota, sinrazon vigente,

hoguera repleta de musgo  

bajo unos 30 motivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s