LA PARTIDA

Lágrimas brotaban de sus mejillas en búsqueda de respuesta, se deslizaban con único destino, caer sobre su piel al borde del sinuoso silencio. No entendía porqué y lo peor, no podía secar aquel manantial, un abrazo fue el único bastión que pudo mantener su cuerpo, en pie.

Deja un comentario