LA PROMESA

Prometo guardar lealtad a mi gente, protegerla de cualquier acuse y recibo, mantenerme fiel a las cenizas que regresen de cada tormenta, responder a las normas tatuadas en la lápida de mi vida perpetuadas en cada paso, vislumbrando en la acera del tiempo.

El resto, resbala por el acantilado de la nada.

Deja un comentario