LOS CHARLATANES

Cuatro buitres acechan,

en la esquina de su cielo 

abordan,

dónde mordisquear al proletariado,

orando a su lado.


Recelosos escarban

las izquierdas cenizas,

el pasado enmascarado

en voces regresa.


Más de lo mismo,

utopía rota,

en manos ansiosas

de frotar el poder.


Tristeza asoma,

el niño llora,

la urna repleta

vacia ilusión.


De nuevo, el pueblo, 

cayó en la red de la araña,

esta vez ya no queda

más sangre que derramar.

Deja un comentario