EXTRAÑO

​Extraño el sol y la luna que iluminan mi ventana, el albedrío de su luz en la tranquila mañana, las prisas por llegar al cielo infinito, las peleas entre sus rayos buscando la mirada del tiempo. 

Extraño la sonrisa de su piel al amanecer, el atardecer de los ruegos correteando por las praderas.

Extraño su abrazo cuando la lluvia moja mi espalda, el calor de los besos deslizándose por mi cuerpo.

Extraño vida, revolviendo las entrañas de este alma.

Deja un comentario