SEIS MESES

Miré a sus ojos,

vi mi reflejo

atrapado

en una coraza rota.


Quise librarle 

de cada losa

pegada a su piel,

en el apenas nacer.


No pude,

mi espejo

se iba rompiendo,

nada, podía hacer.




Deja un comentario