MATRIMONIO ROTO

Deja la ventana abierta

para que el aire

despierte sus mejillas,

dormidas en 

la fría comodidad.


Sale a respirar 

libertad ajena,

para luego regresar

al que un día 

fuera su hogar.


Vive con el miedo,

anclado en sus pasillos,

mientras la esclavitud

le salva del lento agonizar.


Cada día lo mismo,

cierra la puerta

un hasta luego

un deseo …. , no volver.


Deja un comentario