CAMBIO

Y te miro,

no te reconozco,

no sé en qué momento

huiste de ti,

para convertirte

en espejismo

de otro.

Y sigo buscando,

restos de cenizas

entre las estelas de tus pasos,

encontrando solitaria alma,

revolviendo entrañas.

Aún existe esperanza,

hasta que el último suspiro

exhale las ganas

del nuevo respirar,

enterrando olvido

bajo frío silencio.

Deja un comentario