FALSA POSESIÓN

Abrir los ojos,

del letargo de los tiempos,

descubrir las cortinas

echadas en cada huella,

susurrando

versos en un beso.

Pensar en el pasado,

cabeza alta,

con decisiones

tomadas.

Emprendiendo

el regreso,

al cuerpo

del delito,

aquel que un día,

creíste poseer,

y el tiempo

demostró

que no había dueño

ni señor,

sólo

alma libre,

de mujer.

Deja un comentario