NI PUTA IDEA

Son la orilla,

ella el agua

que discurre

por su vera.

Son ribera,

ella salmón

huyendo,

río arriba.

Son eterno adiós,

ella 365 holas escondidos

tras un hasta luego.

Son lo que pueden ser,

ella quiere ser,

pese esposas

cambiadas por papel barato.

Sus alas han borrado,

cada cicatriz

tatuada por ellos.

No tenían, ni puta idea.

Deja un comentario