LA VOZ

No sé que me pasa. Alguien una daga ha clavado en mi pecho, siento un dolor que atraviesa mi corazón y se perpetua en mi espalda, se entrecorta la respiración, el aire a mi alrededor, todo falta. Deseo enredarme en ese vaivén de versos de tu mirada, escribo poemas ñoños que me van a costar la prosa, voy por la calle y un suspiro suelto al mar, mira, observándome está.¿ Qué me pasa?. No lo entiendo. Mi potro desbocado desea galopar más allá de las praderas …. y sin embargo, se resguarda en su cuadra. ¿Acaso esto es miedo?. ¿ Acaso dolor?.

No.

Sólo … vida,

susurra la voz anciana.

Deja un comentario