OLVIDO

Aspiro cada suspiro

lanzado al viento,

maulló sobre los tejados

cayendo,

camino abajo.

Jugueteo en la orilla,

que me dió la vida,

revoloteo sobre ella

con decisión,

variando senda,

bajo la precisión

de una mirada.

La que un día

vi temblar

bajo la sencillez

de una alma desnuda.

Me alejo

nadando

como pez ahogado,

camino del ocaso,

tiñendo la esperanza

de sabia lejanía.

Y regreso.

Nada me cuenta

tu recuerdo,

nada siente tu deseo,

todo se ausentó,

en el olvido

del corazón.

Deja un comentario