LENTO RESPIRAR

Respira el aire,

acaricia la orilla

reclamando piel.

La fragilidad reclama

el paso del deseo

sobre hojas secas.

Otoño susurra,

atardecer bajo manta

bajo olor de la mano Kaldi.

Cierra los ojos

y sueña,

las armas se han marchado

su filo ya no dañan,

la paz, quizás … ha llegado.

La ha cogido desnuda,

sin nada que perder,

nada que ansiar,

tal como nació y debió ser.

Deja un comentario