VELOCIDAD

Las puertas del cielo,

se abrieron

sobre el muro,

a cien kilómetros por hora

crujía una vida,

el olor del Infierno

asomaba leal.

Tristeza entraba

por la puerta de atrás,

y se colaba en su melodía.

Deja un comentario