DESDE …

Desde que cogió ese tren, las estaciones ya no tienen sentido, el paso del tiempo abandonan su piido, ha posado sobre la ventana toda su tristeza, acumulada en eterna ausencia.

Desde que decidío no llorar más al suelo perdido, sonríe con ganas, ya no pesan expectativas erradas, todas han volado con el cálido viento de una sola mirada.

Desde que se fue del perfecto plan, la monotonía ha abandonado su mapa donde las rectas iban perdiendo poco a poco su estela bajo la sombra de una sospecha.

Desde entonces … abandonar las cunetas del desastre agazapadas ante aparente fragilidad, resguardando la amenaza de dejadez en la estupidez de saber que la nada gobernaba aquel barco.

Desde ese momento, la vida despertó, la pesadilla perdió, el olvido se despeñó por el acantilado del caos camino abajo montado sobre la ola del futuro.

Así que reno postizo, quédate con sueño de plástico, seguro que no le molestará y el miedo moverá con sus caderas otros mares, lejos de incierta cercanía.

Deja un comentario