SEMANA

Cada 8 causas se rompe

mi corazón,

cuando gira su estela

detrás de cada reja.

Cada 8 días trozos de mí

se esparcen como migas,

mis entrañas lloran

desconsoladas.

Cada 8 noches maldigo ese día,

¡cobarde, no luchaste!,

cansancio vencía,

soga caía.

Cada día sonrió al ver caras reír,

y con ellas, la niña que habita en

mí resucita de la losa de la

madurez,

para tomar de nuevo el poder.

Deja un comentario