PEQUEÑO ‘BURGUÉS’

Alardeaba caprichoso

endulzando pequeña mochila,

cada día mostraba

mientras pobreza, callaba.

Quinta primavera,

con torpe mano

a hurtadillas,

cogía avaricia,

siempre enseñada.

Pájaros en la oscuridad,

acechaban pequeño corazón,

gritaba y lloraba

latido volaba, no entendía.

¡Era mala!

ahora sabía, quién

en apariencia mandaba.

Dragón a batir,

con fieras fauces

tierna mirada, clamaba.

Así, se quebraba,

inocencia pérdida

tras pequeña

travesura.

Desde entonces lucha

contra viento y marea,

nunca habla,

el Infierno

esposado silenciaba.

Deja un comentario