POR FAVOR, PULSE

Me resguardo en la espuma de lúpulo, aquella que se vierte ante mi mirada, chirrían las chapas correteando por la mesa, veo la vida morir respirando ante aplausos ocasionales de perdidos espectadores, una versión de una ciudad incompleta, vista por los ojos de lo cotidiano, carencia de amor dónde buscan destrucción, paraguas cerrados porque están rotos de tanto resguardar de la lluvia ácida que nos cae. Una versión vendible, potable, que no cese el rumbo de una carrera, una vista diferente, irreal dónde lo oscuro desaparece, la limpieza prevalece, un mundo dónde las imágenes valen más que un corazón latiendo pidiendo auxilio. Todo es guay.

Luego está lo demás, dónde el buen trabajo apenas ovacionado en una sala donde las banderas cuentan más que cualquier cámara. Donde la política se mece en las butacas pensando en el partido de ayer. Y a ellos … les da igual. Nada nuevo.

Un comentario

Deja un comentario