EL CAMINO PERDIDO

Mis pasos ya no recuerdan el camino recorrido, el tiempo ha cambiado las huellas, cierro los ojos recordando el mapa del pasado. Allí, correteaba la vida entre piedras y jeringuillas, las campanas en silencio miraban, la hora marcada había llegado y la vida, apresuraba huída. La puerta de atrás recogió las sonrisas y las guardó entre un amasijo de brisas. Las piedras cambiaron morada, el asfalto llegó y todo lo aplastó, las piedras y mis recuerdos se enterraron en el alquitrán de aquel aparcamiento con ruedas, ruedas ahora pinchadas por el aburrimiento de la perfección.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s