EVIDENCIA

Algunas veces es cristal crujiendo cuerpo, ruido atravesando silencio, otras, escondida en oscura cueva mira mundo oscilar.

Observa la curiosidad en sus labios, la lluvia besando esperanzas, el calor del hogar sorbiendo risas y pausada espuma, sonriendo en su orilla.

De nuevo el Otoño retrasa su regreso, se confunde con el Invierno, mientras sus últimas semillas marchitas tapan cualquier expectativa.

Sabe que esas ramas rotas han sido tomadas por otras, sus hojas secas han sido sustituidas y ella rinde lejanía a la evidencia de un final.

Deja un comentario