CANSANCIO VERSAL

¿Numen?, se marchó ante la primera piedra contra coraza, sí, se largó, no hubo carta de despedida ni explicación. Hizo las maletas, rauda y veloz, y simplemente, se fue. La muy desagradecida sólo dejó miles de fotos silenciadas, cientos de versos agonizando y la tinta secando. Nunca más la llamaré, si me la cruzo, me giraré, si me habla, como respuesta callaré. Lo cierto, es que no puedo engañar a mis manos, si me mira a los ojos volveré a caer, en el seísmo de su locura y volverá la devoción a esa … invisible de vocación, eterna en mi corazón.

Deja un comentario