INADMISIBLE

El viento susurra la mejilla del tiempo, mientras las hojas con sus mantas tapan la tierra aguardando raíces. Los pájaros con el piar, saludan un nuevo amanecer, asustando con suave melodía al viento del frío Invierno. Las nieves a los lejos, acercan su vaho, engalanan las altas cumbres. El tren del café, apura su paso en la cocina, bajo el fogón, su olor atraviesa la estancia. Una persiana abre su corazón a la mañana, estrepitosa ante el silencio que se pierde en la montaña. Esta mañana, mi alma ha volado sobre tu cuerpo y ambas han volado al imposible.

Deja un comentario