¿NADIE?

No soy nadie, no entrañe usted temor de mi voz, ni busque respuesta a una pregunta ausente.

No indague en busca de un pasado no escrito, la respuesta podría avergonzar su curiosidad.

Recuerde.

No soy nadie.

Repita en su mente,

no es nadie.

Así relajará el ego de su alma,

esa que un día entenderá,

que cada una de nosotras,

somos todo.

Deja un comentario