LOS DE SIEMPRE

Miles de ráfagas del trigo perdido, asoman el horizonte ahora turbio, centenares de prohibidos encapsulan lustros de quehaceres supervivientes.

Los poetas cansados callan, intentan sobrevivir a la losa que ellos mismos un día cavaron, critican la juventud porque temen a la muerte, envidian el rostro ya ausente, fueron y son patriarcas, son los de siempre.

Deja un comentario