MORIBUNDA MARIPOSA

Mi mariposa se ha caído, ha perdido sus alas y las ganas de volar, el último vuelo dolió tanto que decidió cortar los hilos que le ataban a la vida.

Ahora vaga sin rumbo por el mundo, pendiente de los pasos que le dejen dar, llorando su mala suerte por ser mujer y alas tomar.

Si la ves la reconocerás cuando su mirar veas bajar, ha decidido esconder sus ganas para cuando el viento despeine su alma.

No le digas nada, sabe más de lo que quisiera saber, ¡le duele tanto conocer!, prefiere ser ignorada de altos cielos, esos que un día rompieron su vuelo.

No estés triste, esa mariposa respirará, cuando muerta la crean, volverá … a volar.

Deja un comentario