PERSISTENCIA

La oscuridad está ahí fuera, mezclada con el humo de la realidad. Cuesta mover las estáticos músculos pegados como la lealtad a la piel de tu cama.

La claridad me persigue, detrás del alba de mi mirada, ahí está, cuando el silencio quema como bala de fuego y los pájaros intentan apagar dolor.

La vida continúa como gran hormiga, su paso apresura, para la meta alcanzar y el descanso eterno encontrar.

El amor persiste como gran enfermedad, pese a piedras de losas sujetas a su espalda, es lo único que con certeza, sobrevivirá, cuando la luz y la oscuridad llene su vida y el aire falte al eterno respirar, sólo entonces, entenderá.

Deja un comentario