VISTA DESDE EL REPOSO

Sueño despierta y dibujo miles de ilusiones en el aire, vuelo hacía lugares donde nunca probablemente podré llegar mirando los pájaros volar, siendo testigo del baile más bello que el cielo pueda mostrar. Escribo desde mi cárcel, aquella que muchxs en silencio viven, mientras bolsillos ajenos atan bien atados sus cuerpos. Bien conozco cada parte de la antena, siempre ha estado ahí, sintonizando ondas que vuelan con los pájaros, danzando una improvisada danza. ¿Cuántas antenas en aparente vuelo son compañeras de cuerpos empotrados a las sábanas de cada día?.

Deja un comentario