SOMBRA

Si algún día pudiera meterme en uno de tus sueños, y en ellos vislumbrar el latido de un suspiro, como verso sin ritma que ridiculiza sílaba, podría entender todo, todo lo que se desliza en tu olvido, ese al que ataste cada latido de este pobre corazón. Ahora cuando había aprendido latido sin desfibrilador, ahora, cuando el sol asciende su mirada sobre la lluvia que rompe tu córnea. Ahora, justo ahora, cuando el deseo toma forma sobre las flores que cubren tu manta, dices que amas presencia, cuando ya decidió ser … sombra.

Deja un comentario